Compartir en:
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Haina, San Cristobal-Un grupo de inmigrantes, en su mayoría haitianos, detenidos en la comunidad de Bávaro, derribó la puerta del Centro de Acogida de Inmigrantes en el Vacacional de Haina, indignados por la tardanza de sus procesos de depuración.

Algunos lograron escapar corriendo, durante el incidente ocurrido pasadas las 5:00 de la tarde del jueves, aprovechando la poca presencia de militares y de policías en el recinto que administra la Dirección General de Migración.
La puerta lanzada al suelo se encue

ntra dentro del centro y fue preciso repararla de inmediato.
Ayer, cientos de extranjeros permanecían detenidos en Haina, provincia de San Cristóbal, como parte de los operativos de búsqueda de indocumentados en todo el país, mientras en algunos casos los familiares los ubicaban para ayudarlos a salir en libertad, demostrando que tienen permiso de estadía en el país.

Otros familiares los identificaban en el Centro para entregarles sus pertenencias y un poco de dinero, antes de que sean deportados hacia su país de origen.
En todo el entorno del Centro de Acogida, la gente tiene miedo de ofrecer declaraciones a la prensa, por temor a represalia de las autoridades de Migración.

Juan Carlos Corcino y Manuel Ozoria, conductores de guaguas del transporte público de pasajeros en la ruta Haina-kilómetro 12 de la Carretera Sánchez, indicaron que se sorprendieron al ver a varios haitianos que salían huyendo del Centro de Acogida, luego de lograr tirar abajo la puerta que está después de la entrada principal.

Corcino dijo que vio llegar cuatro autobuses de presuntos indocumentados apresados en Bávaro, Verón, Punta Cana, en Higüey. “Algunos se quejaban porque decían estar legal en República Dominicana”.

Ozorio explicó que escuchan a inspectores de Migración decir que detienen a quienes encuentran con documentos falsificados y que son muchos. Los hermanos Daniel y Wilfredo Pierre encontraron aquí a su hermano Tinimencio, quien estaba indocumentado en Bávaro y espera ser retornado a Haití. Les preocupaba que tenía hambre.

Jankedy Dieudenne, de 23 años, se encontraba entre los detenidos y su hermano Peonor gestionaba su salida, afirmando que tenía permiso para estar en este país.

Noticias Relacionadas